Alrededor de 200 millones de pesos prevé contener el ayuntamiento de Morelia por año, mediante la implementación del plan de austeridad que implementara al arranque de la gestión local, afirmó Gabriel Prado Fernández, secretario de Administración.


Detalló que este monto se conformará por el ahorro en nómina, estimado al momento en 50 millones de pesos anuales, tras el despido de 400 de mil 400 trabajadores considerados adicionales y contratados en los tres años previos.


Mencionó que se detectó, en septiembre de 2018, la incorporación entre 2015 y ese año de mil 400 personas en funciones administrativas, lo que se tradujo en un gasto estimado de 300 millones de pesos anuales, que se redujo hasta 220 millones de pesos con la salida de 400 empleados.


Otro factor que contribuyó a la proyección de ahorro la disminución en el salario de funcionarios de primer nivel; el ingreso del alcalde se redujo de 116 mil pesos a 98 mil pesos mensuales, en tanto que los secretarios pasaron de percibir 89 mil pesos a 79 mil pesos, y los regidores, de 163 mil pesos a 94 mil pesos mensuales.


Por gasolinas, el ahorro se prevé por 24 millones de pesos al año, luego de transitar de un gasto que osciló de seis millones de pesos a 8cho millones de pesos por mes a una erogación media de cuatro millones de pesos mensuales.


Prado Fernández mencionó que se dieron de baja 105 automotores con elevados gastos de mantenimiento, y se eliminaron gastos en servicios profesionales, representación, viáticos y telefonía celular.


Además, se retiró el costo de arrendamiento de vehículos, que sumaba 113 millones de pesos anuales y se disminuyó el costo del servicio de seguridad privada para instancias municipales de 15 millones de pesos a cinco millones de pesos anuales, en tanto que la renta de inmuebles para oficinas bajó en tres millones de pesos por año.
Gabriel Prado aseveró que el plan de austeridad y contención de gastos se mantendrá a lo largo del trienio 2018 a 2021, a fin de obtener recursos que se destinarán a solventar el programa de renovación de la red de alumbrado público y a la ejecución de obras de infraestructura y servicios propias del municipio.