México.- Stiven Barreiro protagonizó la página más insólita de la jornada, toda vez que clavó dos autogoles que permitieron que los Tigres derrotaran al Pachuca por marcador de 3-0.

La noche de perros para el futbolista colombiano comenzó al minuto 25, cuando quiso despejar un centro de Enner Valencia que ya se saboreaba André-Pierre Gignac, lamentablemente para su causa, la pelota se metió a las redes.

Casi de inmediato, Barreiro volvió a cometer una pifia, ya que, al interponerse a un taquito de Julián Quiñones, registró otro gol en propia puerta. Antes de que finalizara el lapso inaugural, Guido Pizarro amplió la ventaja con un disparo bombeado luego de una internada por banda derecha.

En la segunda mitad, los felinos tuvieron varias chances de clavar el cuarto gol, mas el poste le negó la chance a Luis Quiñones, y también Gignac estuvo cerca de mojar, pero también su disparo resultó estéril.

Después de esta victoria, los Tigres se afianzaron en el primer puesto del Clausura 2019 al registrar 22 unidades tras nueve juegos disputados.